Libros electrónicos para el periodismo que no cabe en los periódicos



PortadaLos lectores ya no
leen

Para
conocer la noticia de la última subida del paro basta Twitter: “El paro sube
otras 128.000 personas. Qué desastre!”, escribía Paco esta mañana. Se venden
menos periódicos y revistas que antes. Internet o, mejor,
Twitter, se ha convertido en una fuente de información rápida y fiable. Sin
llegar todavía a los 140 caracteres de Twitter, los textos que se publican en
los medios de comunicación son también cada vez más cortos. En los periódicos
hace tiempo que ganan espacio las fotos y las infografías porque “la gente ya no lee”, un mantra al
que todos nos hemos acostumbrado. Mientras en los blogs que publican los
periódicos en Internet se escribe largo, los textos que aparecen en las páginas
de los diarios de papel son cada vez más cortos. Toda una paradoja.

Escribe
Leila Guerriero que “pocos medios están dispuestos a dedicarle espacio a un
texto largo ya que, se supone —lo dicen los editores, lo vocean los
anunciantes, lo repiten los todos—, los
lectores ya no leen
”. La cronista explica que antes publicaba textos de 50.000 caracteres, “el
equivalente a doce o catorce páginas de una revista. Hoy, como mucho, se
aceptan 10.000, distribuidos en seis páginas con muchas fotos porque, ya lo he
dicho, los editores han decretado que los
lectores ya no leen
”.

Otra
paradoja: los libros de crónicas (largas) tienen su sitio en las
librerías según muestra el interés de distintas editoriales por publicar
antologías y compilaciones de crónicas en los últimos meses, como, por ejemplo:

eCícero, una editorial de ebooks de periodismo

Si los periódicos y las
revistas comprimen las crónicas o los reportajes en un par de folios, tal vez
el ebook pueda abrir un camino para publicar periodismo de largo aliento, que necesita más espacio que media
página en un periódico Por eso nació eCícero, una editorial de ebooks de
periodismo que pusimos en marcha hace unos meses.

“A finales de 2011,
empezamos a pensar que podía tener sentido una editorial de artículos
periodísticos de formato largo, entre 5.000 y 30.000 palabras, editados en
formato ‘ebook’ y que se vendieran por menos de tres euros. Nos daba la impresión de que tenía cabida una
editorial en español que publicara textos periodísticos a medio camino entre un
libro (más de 60.000 palabras) y un artículo de revista (alrededor de 1.800)
,
que se pudieran leer de una sentada y que permitieran a los periodistas,
acostumbrados a entregar textos breves, que “estiraran las piernas”, según la
afortunada expresión que empleó The New
York Times
recientemente para referirse a este tipo de publicaciones”,
escribimos para presentar la editorial.

Un racionalista en las selvas del Vaupés

Desde mayo, eCícero ha
publicado ocho ebooks de periodistas como Jon Lee Anderson, José Martí Gómez,
Ander Izagirre, Jordi Pérez Colomé, Wilbert Torre, Héctor Abad Faciolince y, en
los próximos días, aparecerá una crónica de Marco Avilés. “Un racionalista en las selvas del Vaupés”, salió a la venta la semana pasada. Para escribirlo, Héctor Abad
Faciolince
empleó alrededor de 12.000 palabras, casi 70.000 caracteres. El
diario El Espectador de Colombia lo
publicó en cinco entregas el pasado verano. El resultado es un reportaje que se
lee con el gusto que produce el buen periodismo.

Los que han leído las más de 500 palabras anteriores
seguro que disfrutarán de estos dos párrafos de la introducción que escribe
Abad Faciolince para explicar cómo fue su experiencia en las selvas del Vaupés.

“Yo he sido siempre una persona
urbana y no tengo ni pizca de aventurero. Compré, para la ocasión, todo aquello
que nunca había vuelto a usar desde mis tiempos de tímido explorador en los
años finales del bachillerato: mochila, linterna, navaja, botas de caminante y
hamaca. También llevé una cámara digital (que al tercer día dejó de funcionar,
por la humedad y el calor de la selva), y unas cuantas provisiones de comida,
que tuve que dejar en tierra al coger la primera avioneta, por exceso de peso.
Llevé también un radio de pilas, para oír las noticias del mundo por la noche,
sin saber que en ese remoto lugar de la tierra ninguna emisora se puede
sintonizar (no era un radio de onda corta). También el teléfono celular no era
más que un peso inútil más, en la mochila, pues allá no llega ni la más débil
señal de este servicio.

Lejos de
todo, en el Vaupés, no solo me sentí en un país extraño y extranjero, sino
también en otro tiempo. La experiencia fue fuerte y conmovedora, a pesar de lo
corta (diez días). Todos mis esquemas mentales racionalistas sufrieron como
nunca una confrontación radical con el mundo de la naturaleza. Lo que sigue es
el recuento de ese viaje físico y de esa confrontación mental. Y también, en
cierto sentido, del regreso, pues uno no vuelve a ser el mismo cuando vuelve al
presente después de haber estado viviendo en el pasado, ni cuando vuelve a la
ciudad después de haber experimentado la selva verdadera”.

Esta entrada fue publicada en Lecturas, Lo último, Pistas editoriales y etiquetada como , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Libros electrónicos para el periodismo que no cabe en los periódicos

  1. Rub dice:

    Estoy en contra de los, cada vez más, artículos telegráficos de las revistas. Desde joven compraba revistas de ciencia e informática y llegó un momento en que dejé de hacerlo porque los artículos eran cada vez más cortos y faltos de contenido. Echo en falta artículos en los que se profundiza en la noticia, se revisa desde distintos ángulos, se confrontan puntos de vista y, en general, se ayuda al lector a conocer, cuestionarse y pensar. Hoy en día estamos abrumados con datos, pero no nos damos tiempo para la reflexión.
    Una de las muchas deficiencias de nuestro sistema educativo es que no se enseña a leer.

  2. La verdad es que yo creo que el papel tiene los días contados… en menos de un abrir y cerrar de ojos practicamente el 100% de la prensa será en formato electrónico.

  3. Pat Casalà dice:

    Aunque he de admitir que durante años fui una ferviente defensora del libro en papel, he de reconocer que desde que tengo un Kindle mi librearía física se ha estancado y la virtual no para de crecer… De todas maneras en España hay poca gente que lea ebooks.
    Y lo de la falta de lectura… En mi casa es cierto, ni mi marido ni mis hijos se han aficionado a la lectura, y eso que insisto constantemente para que les entre el gusanillo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>